«

»

Grupo de indígenas en aislamiento busca contacto cerca de la frontera Perú-Brasil

Julio, 2014: Un grupo de indígenas en aislamiento emergió de la selva a mediados de junio, para hacer contacto con los pobladores de la aldea Asháninca Simpatía, ubicada en una remota región del río Envira en el Estado de Acre, Brasil. El grupo, formado por alrededor de 30 indígenas, hombres, mujeres y niños, se acercaron pacíficamente a la aldea. La zona donde sucedió este contacto, es muy cercana a la frontera con Perú y colinda con las regiones del Alto Purús y Yurúa, donde ProPurús realiza labores de protección de los indígenas en aislamiento. Este es el primer contacto iniciado por indígenas en aislamiento en Acre desde 1996.

El Complejo Alto Purús y Zonas Aledañas_noticia

FUNAI, la agencia gubernamental brasilera a cargo de la protección de los indígenas en aislamiento, respondió rápidamente a la emergencia, implementando un plan de contingencia que incluyó el envío a la zona de expertos, personal de salud e intérpretes para apoyar a los pobladores de Simpatía en este contacto. Desgraciadamente, a la llegada del equipo de FUNAI a esta remota región fronteriza, algunos de los indígenas en aislamiento habían contraído enfermedades respiratorias, como resultado del contacto con los pobladores de Simpatía. El peligro de contagio de enfermedades es siempre latente en estos casos, ya que los indígenas en aislamiento no poseen anticuerpos para muchas de las enfermedades que para nosotros son comunes. Los indígenas fueron tratados por el personal de FUNAI y se han reintegrado a su grupo e internado en la selva.

Gracias a la labor de los traductores Yaminahua enviados por FUNAI a la zona, ha sido posible conocer directamente de los indígenas en aislamiento mucha información relevante. Dentro de esta, destaca la narración que hicieron acerca de los asesinatos que sufren actualmente miembros de su grupo a manos de “blancos” en la frontera entre Perú y Brasil. Mientras que algunos culpan al incremento de la tala ilegal en el Parque Nacional Alto Purús y en la Reserva Territorial Murunahua, ProPurús y su organización hermana UAC, han podido comprobar, a través de patrullajes fluviales y aéreos, que la tala ilegal ha disminuido en la zona como resultado de un mejor control por parte del SERNANP y de las organizaciones y comunidades indígenas que apoyan la vigilancia del Parque y de la Reserva Murunahua. Sin embargo, el tráfico de pasta básica de cocaína es intenso en esta región, a través de personas que transportan esta droga desde la selva central del Perú hasta Brasil, pasando precisamente por estas remotas regiones, donde habitan los indígenas en aislamiento.

ProPurús está trabajando con las comunidades indígenas de la zona, sus federaciones, el SERNANP y el Ministerio de Cultura para mejorar la protección y diseñar un plan de contingencia que permita responder eficazmente a posibles situaciones de emergencia ante eventuales contactos con indígenas aislados. Además, ProPurús está en coordinación con organizaciones brasileras en Acre, para trabajar una estrategia de protección trans-fronteriza que ayude a la protección de los aislados y a llamar la atención de autoridades y público en general, para generar un movimiento que ayude a detener el asesinato sistemático de que son objeto por delincuentes que actúan impunemente en esta región.

 

Grupo de refugios dejados por aislados en las orillas del río Purús (C. Fagan, 2011)

Refugios dejados por aislados en las orillas del río Purús      (C. Fagan, 2011)

Grupo de aislados fotografiado cerca del río Envira en 2010 (Gleison Miranda / FUNAI / Survival International)

Grupo de aislados fotografiado cerca del río Envira en 2010 (Gleison Miranda / FUNAI / Survival International)